SOBRE MÍ

Comienzos.

Desde pequeña, siempre he estado dibujando. Intentaba copiarlo todo: los árboles, las casas, a las personas, que todo fuese lo más parecido posible a como era en la realidad. Después me di cuenta de que todo es relativo y que varía en función del ojo que mire y del momento que esté pasando ese ojo, así que empecé a dibujar sin preocuparme demasiado por si se parecía o no, si era realista, proporcionado. De repente todo fluía mejor. Era como si tuviese libertad total y mayor facilidad para mostrar lo que yo quería. Y en esas sigo. Con el embarazo de mi hijo en febrero de 2018 nació un estilo también.